Las heridas son las lesiones más frecuentes que sufrimos y por pequeñas que sean hay que saber tratarlas correctamente, ya que si no puede conllevar un riesgo de infección importante, así como problemas de mayor importancia.

Lo primero evaluaremos inmediatamente la gravedad de la herida, para decidir si podemos abordarla nosotros mismos o si hay que acudir a un centro sanitario.

 

 Será necesario acudir a un centro médico siempre que:

 

     -Sea una herida abierta.

     -Sea muy profunda.

     -Haya sangrado abundante.

     -Se encuentre en alguna zona delicada del cuerpo.

     -Tenga cuerpos extraños o punzantes.

     -Tenga pus.

     -Esté muy enrojecida.

 

En caso de que sea una herida leve:

 

   1-Nos lavaremos a conciencia las manos con agua y jabón para evitar cualquier infección al manipular la herida.

   2-En caso de que haya hemorragia, haremos compresión con una gasa, no usando algodón ni papel, ya que dejan restos sobre la herida, hasta que se forme el coágulo. Si la hemorragia es en una extremidad la elevaremos para que ayude a frenar la hemorragia.

   3-Limpiaremos la herida y sus alrededores con suero fisiológico (es mejor, ya que mantiene las condiciones de la piel, facilita la cicatrización..), y si no tuviéramos a mano con un chorro de agua y jabón, de esta manera arrastraremos restos de suciedad y cuerpos extraños que pudieran encontrarse en la superficie de la herida, si aún así no se van y no son muy grandes podemos quitarlos con una pinza.

   4-Luego aplicaremos una solución antiséptica como Povidona yodada o Clorhexidina, no usaremos alcohol ya que es irritante y vasodilatador.

   5-Secaremos la piel de alrededor sin tocar la herida. La herida la podemos secar dando toquecitos muy suaves con una gasa estéril.

   6-Cubriremos la herida con un apósito para protegerla de infecciones, preferentemente un apósito de cura en ambiente húmedo que imita las condiciones de la piel sana en la zona de la lesión, acelerando la cura de la herida.

   7-Trataremos el dolor si fuera necesario con analgésicos de primera elección (Paracetamol)

   8-Observaremos la evolución de la herida durante las 24-48 horas siguientes con el fin de detectar inmediatamente si aparece algún signo de infección (calor, dolor, enrojecimiento...).

   9-Realizaremos las curas necesarias en función del antiséptico utilizado y las características de la herida.